"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



miércoles, 22 de julio de 2009

El rostro dibujado de arrugas


Esta historia no es una de esas historias que alegran el corazón, ni de las que hacen sonreír, esta historia es una historia taciturna y amarga, de silencio y desesperación. Esta es la historia de un hombre que todas las mañanas, con la primera luz del alba, al abrir los ojos, rompía a llorar.

Era ese hombre un hombre solo, solo nada más que hombre, hombre en soledad. Vivía en una vieja casa de gruesos muros y techos bajos, en la que, a pesar de su amplitud, apenas cabía sitio para nada más. Las paredes estaban tapizadas de repisas y estanterías, todas ellas abigarradas con cientos de libros en caótica perfección.

Su vida era sencilla. Por la mañana salía a dar un paseo por el campo, después llegaba a casa y no salía hasta la hora de misa. Tras la cena volvía a su estudio a leer y después se marchaba a la cama. Hablaba poco y escuchaba mucho, nunca fue hombre de dar consejos ni de entrar a donde no lo llamaran. Vivía en la compañía de sus libros, en una casa construida para dos en la que solo vivía uno. Hacía tiempo que la cama le quedaba grande y desde entonces dormía poco. Dicen que algunas veces, cuando no podía conciliar el sueño, se sentaba al piano a tocar para la soledad las notas que antes tocaba para ella.

4 comentarios:

Raúl dijo...

Las ausencias son una gran fuente de inspiración.
GRacias por tu visita.

Carlos Alcaide dijo...

muy bonito, en quien te inspiraste?

Joaquín Jesús dijo...

Era una tarde de depresión, una de tantas, es el inicio de un relato que estoy escribiendo, ya ire subiendo más retales a medida que lo vaya terminando.

leo dijo...

hay una historia que cambian algunas cosas, ciertos detalles pero el fondo es el mismo, la compañía es la misma y la misma sensación dde tristeza que hacen que por sus ojos fluya cada pena encendida....pero aunque nos encontremos solos en muchos momentos no lo estamos, eso no lo olvides.
igual la solución es que ahora ese chico toque para él las melodías y deje asomarse las notas de su piano al aire...igual un dia alguien las oye y cae una estrella.
beso.