"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



sábado, 25 de julio de 2009

La sala de los pasos perdidos


-¿Qué va a ser?

-Un whisky doble, dijo con voz apagada.

El camarero colocó un vaso sobre la barra, sobre el que casi inmediatamente se precipitaron dos cubitos de hielo que danzaron haciendo floretes sobre el insulso cristal que los contenía. El soniquete del whisky despuntando por el cuello de la botella inundó un segundo de suspiros.

El camarero acercó el vaso al hombre que había sentado frente a él. Este levantó los ojos del suelo y los clavó en el vaso. Tras unos segundos se lanzó sobre él como un naúfrago lo hace sobre un salvavidas; levantó el vaso con su mano derecha y miró la bebida a contraluz, entonces emitió un suspiro profundo y le propinó al vaso un largo sorbo.

La estancia estaba inundada por una neblina alquitranada de humo de los cientos de cigarros que habían expirado allí esa noche. Sobre el humo flotaba un musitar de voces huecas que se lamentaban y que, de cuando en cuando, dejaban escuchar alguna nota de la pieza que tocaba un pianista resentido que cual jinete estaba sobre la banqueta y galopaba sobre los acordes que del piano de cola conseguía sacar.

El pianista, al dar las últimas notas, levantó la cabeza y contempló la multitud de figuras que nadaban en el humo y se ahogaban en los vasos. Todos y cada uno de ellos llorando una de esas tragedias que tantas veces tienen nombre de mujer.

3 comentarios:

leo dijo...

hola joaquín, sobre la pregunta que has planteado en mi blog, de para qué merece la pena vivir, pues te diría que para eso mismo para vivir la vida que tenemos, porque aunque nos pasen las cosas y a veces todo sea una putada estamos vivos y somos afortunados, te digo esto y ahora justo yo estoy pasando una mala racha pero aún así hay muchas cosas que hacer y vivir que merecen la pena asi que deja ese pesimismo¡
gracias por visitar uno de mis dos blog.
te sigo.

un beso.

Antonio dijo...

No dudes ni un segundo que mientras más sufres esta vida, más la "disfrutas". Son sorbos amargos quizá, pero los paladeas y eres consciente de que algún dia dejarás de hacerlo. Todavía hay quien vive ajeno a este hecho. Tampoco les culpo.

Un fuerte abrazo L38R0N

Joaquín Jesús dijo...

Antonio:

Esto que se cuenta no es más que un pasaje inventado, no se trata de ninguna vivencia personal, mas es cierto que servidor es un pesimista recalcitrante que se regodea en la desgracia.

Gracias por pasarte, si tienes blog te haré una visita gustoso.

Un saludo.