"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



viernes, 3 de julio de 2009

A lo que se llama desesperación

Cuando las almas oprimidas gritan, sus gritos no se oyen. Solo son gritos de silencio, gritos que piden con la garganta ajada un respiro que de antemano saben que no llegará. Cuando se cierran los ojos y se ven visiones horribles, cuando se respira ceniza, cuando se tocan cuerpos gélidamente mortecinos.

Cuando tu máscara se ha convertido en tu rostro, que, ahora, luce impávido un rictus que no es el tuyo. Cuando ya no puedes salir de ti. Cuando tus deseos se llaman sueños, cuando tus anhelos se llaman utopías, cuando cada vez que respiras notas que te queda una menos, cuando la muerte no es tan amarga como debiera, cuando se despiertan las noches y se sueñan los días, cuando el presente no termina de ser pasado y cuando el futuro decide no hacerse presente. Cuando se está encerrado, cuando se está mudo, cuando las palabras no terminan de salir, a eso, a eso y no otra cosa, a esos jirones de las almas malditas, se llama desesperación.

No hay comentarios: