"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



viernes, 31 de julio de 2009

Quousque tandem...?

No quiero entrar al trapo, pero me hierve la sangre.

No quiero desviar el contenido de este blog, pero si no lo hago estallo, no puedo soportar ni reprimir mi furia y mi ira y, afables lectores, lo voy a soltar por aquí.

Desde ayer, los asesinos que pretenden justificar sus actos, de extrema vileza y cobardía, tildándolos de reivindicanción política, han engrosado su mezquina y macabra lista con dos nombres más, dos hombres que murieron trabajando para ganar el pan para su familia en el servicio benemérito del servicio a España y a los españoles.

Resulta extremadamente complicado comprender como un ideal político puede escribirse con la sangre de inocentes, resulta extremadamente complicado comprender como hay partidos políticos que apoyan estas acciones y se niegan a condenarlas y resulta extremadamente complicado comprender como hay "seres" (me niego a llamarlos seres humanos) que se autodenominan "gudaris", algo que puede traducirse como "guerreros", si, guerreros que disparan en la nuca a viandantes desarmados y que colocan bombas lapa, pueden creer que lo que hacen está justificado.

Miren ustedes, la "lucha armada" no existe, hay unos que asesinan y unos inocentes que mueren, no hay combate, hay crimen, no hay batalla, hay asesinato.

Viles sabandijas de ETA, me provocan arcadas y la más atroz de las repulsiones. Si no son capaces de sentir que el alma se les abre al escuchar los lloros de una viuda espero que Dios no se apiade de sus almas y espero que el Estado de Derecho y la sociedad los manden a una prisión inmunda donde puedan rodearse de escoria y morir como ratas.

Yo, que soy un hombre religioso, rezaré por las almas de estos dos guardias civiles a los que el sinsentido de la acción terrorista les ha sesgado la vida en un acto de extrema mezquindad. Si ustedes lo son, queridos lectores, les ruego que me acompañen en mi súplica y si no lo son, les ruego que se unan a mi desprecio para con estos lacayos de la muerte que solo merecen el más cruel de los castigos.

La noticia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

los vellos de punta, muy bueno.

Mario dijo...

Totalmente de acuerdo.