"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



viernes, 21 de agosto de 2009

Ad astra...



Aun era de noche mientras él caminaba distraidamente por una calle en la que sus pasos herían la armonía que solo existe cuando hay silencio, cuando no hay nada.

La calle era larga y ancha y estaba flanqueada por macetones cuajados de pequeñas rosas. El caminante se detuvo frente a uno de los macetones y cogió una de esas rosas para acercársela a la nariz. Él siempre había pensado que las rosas solo eran piel de espinas, pero en esa noche tenía aun los labios impregnados del elixir de una de ellas.

Caminaba distraidamente entre sus divagaciones cuando acertó a levantar los ojos y vió sobre su cabeza el manto de la noche. Sintió que aquello lo abrumaba y buscó un banco donde sentarse. El tiempo se hizo líquido mientras el miraba las estrellas y entonces, como un mazazo, como una copa de cristal que se rompe entre las manos, como lo súbito hecho material, como una chispa entre la oscuridad, atisbó una realidad tristísima:

Allí estaban todas aquellas estrellas, sueltas en el firmamento, separadas, dispersas, lanzadas contra un cielo de oscura soledad; unas estrellas que enviaban su brillo, como un náufrago un mensaje embotellado, para que alguien alguna vez diera con ellas.

No hay comentarios: