"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



sábado, 1 de agosto de 2009

La última tarde de julio




Ella descargó el peso de su cuerpo sobre la silla del escritorio. Él, mientras posaba sus ojos sobre ella, dibujaba en su rostro un rictus entre la preocupación y la pena.

Ella comenzó a musitar mientras la desolación le oprimía la garganta. La luz que entraba por la ventana de su espalda danzaba indiferente sobre sus cabellos rizados y sus manos se paseaban inusualmente tranquilas por el espacio vacío del sinsentido.

Hablaba callando con sonidos que olian a tristeza y con unas palabras que sabían amargas. Su cuerpo emanaba un hálito de desesperación.

Su mirada cansada iba y venía intentando buscar algo entre la perfección caótica del escritorio. El sonido de un piano embriagaba el aire y las voces se apagaban como una vela al consumirse.

Dime algo, imploró ella. Él solo atinó a un triste "no se que decirte, la verdad".

Ella bajó la cabeza y, tras unos segundos, elevó la mirada y aquellos ojos que hubieran podido iluminar al mundo, cuajados de lágrimas, imploraron un "te quiero".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Realmente, gracias, no tengo mucho más que decir. Te quiero.