"Voy a ser más duro y no confiaré más en las personas, porque una de ellas me traicionó. Voy a odiar a los que encontraron tesoros escondidos, porque yo no encontré el mío. Y siempre procuraré conservar lo poco que tengo, porque soy demasiado pequeño para abarcar el mundo"



melancolía
.

(Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).

1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.



martes, 18 de enero de 2011

Vida y otras cuestiones

Me miró como si tratara de rasgar la eternidad con sus pupilas y después se paró. Se quedó en el vacío topográfico de la puerta, entre los dinteles de lo absurdo. Yo miraba sus pies descalzos. Al poco giró sobre sus talones y se marchó. A veces alguien se va para no volver, no sé si es algo que eliges o las causas dibujan ausencias para que decores con ellas las paredes de tus soledades.

Luego aprendes a vivir con fantasmas, como si la vida fuera un simulacro. Te equivocas, simplemente se trata de eso. Miras los vacíos que dejaron los cuerpos y adoleces de esa enfermedad que se llama melancolía. La lluvia enjuga los cristales y el viento peina las cortinas. Eso es todo. A lo lejos alguien llora. Cae el telón y vuelve a subir, cada uno a su papel, como si la vida fuera un divertimento para un público que no vemos cegados por las luces que despegan desde el fondo de la sala.

Suspiras. Sueñas con barcos en los que el piloto de derrota se ha suicidado, vagar eternamente. Cae el telón y vuelve a subir, como si la vida fuera una historia que guarda dentro de si pasajes que merecen ser contados. Cae el telón. El público murmura mientras sale del patio de butacas, el acomodador ha huido. Apagan la luz. Una puerta se cierra.

Fin del primer acto.